Estados Unidos no cede en el terreno de las injusticias.

Por Arnaldo Vargas Castro/ Acaba de cumplir 70 años de edad el luchador independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera; el mismo tiempo al que – increíblemente- fue sancionado hace 32 años (29 de mayo) y permanece desde entonces en las mazmorras de Estados Unidos.

Oscar nació el 6 de enero de 1943 en la isla caribeña; en la adolescencia fue llevado por sus padres a vivir en Estados Unidos, donde fue reclutado por el ejército y enviado a Viet Nam hasta el año 1967. En el norteño país tomó conciencia de que la comunidad puertorriqueña, además de luchar contra la condición de colonia de su amado Puerto Rico, también debía hacerlo contra todo tipo de discriminación en el autodenominado ¨país de las libertades y la democracia¨.

En 1981 fue arrestado bajo la acusación de participar en una conspiración sediciosa, lo mantuvieron durante 12 años en aislamiento total en una prisión de extrema seguridad; varios más en Marion, considerada por Amnistía Internacional entre las peores cárceles del mundo; después, en la penitenciaría – considerada como hogar de los sancionados a pena de muerte – ; y en 2008, a una de seguridad media, pero bajo condiciones de estricto control.

En 2010, Oscar solicitó libertad bajo palabra, que le fue denegada reiteradamente; sin embargo, mantiene su integridad política, física, emocional e intelectual; pinta, como lo hace en su prisión el antiterrorista cubano, Tony Guerrero.

El caso de Oscar no es único en la hermana Puerto Rico. Pedro Albizu Campos sufrió las mismas penurias en prisión, como informó en 1964 en la ONU, el Comandante Ernesto Che Guevara: ¨… ha sido dejado en libertad a la edad de 72 años, sin habla casi, paralítico, después de haber pasado en la cárcel toda una vida. Albizu Campos es un símbolo de América, todavía irredenta, pero indómita¨.

Oscar, como Albizu Campos, ha asumido todos los riesgos, penurias y dolores propios de la prolongada cárcel: la tortura, la agresión psicológica y otros eventos que no han podido quebrantar su integridad y voluntad libertaria, aunque acaba de cumplir 70 años de edad.

Por figurar entre los hombres que no se doblegan ante la crueldad del imperio y sostener que Puerto Rico, su querido pueblo, no tiene por qué mantener su status colonial; por su perseverancia y resistencia; por ser hijo legítimo de Betances, yo brindo por Oscar López Rivera en su 70 cumpleaños.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s