Un carbonero de cuentas tomar

Con 71 años de edad, Lucilo es un carbonero de obligada referencia

Por Arnaldo Vargas Castro
Fotos del autor

¨Nacer y crecer pobre es como una enfermedad que padecen millones de personas en el mundo, y por lo general, no tiene cura¨. El holguinero Lucilo Suárez Tamayo sabe muy bien de qué está hablando, porque en la barriada de La Chomba (hoy Alcides Pino), donde vio la luz por primera vez hace 71 años, la sufrió en carne propia.

¨Imagínate, éramos cuatro hermanos; y mi papá, que era pesador de cañas, solo tenía trabajo durante los tres meses que duraba la zafra. Entonces tenía que agenciárselas como pudiera para alimentarnos. Esa situación nos trajo hasta este lugar que se llama Rejondones de Báguano, donde comenzó a hacer carbón, y con él aprendí el oficio¨.

Su complexión es fuerte. Lo demuestra cuando – hacha en mano – tala las plantas que convierte en trozos de diferentes tamaños para levantar el horno en compañía de un joven, a quien ¨preparo para que conozca los secretos de este trabajo que es tan digno como cualquier otro y da para comer¨.

¿El carbonero, sin embargo, era antes de 1959 uno de los oficios menos remunerado?

¨Éramos unos miserables. Mi papá me contaba que nadie los respaldaba ni ayudaba. Cargaba una carreta, tirada por bueyes, y partía hacia la ciudad de Holguín, para tratar de vender a dos centavos (céntimos) la lata de carbón; pero no siempre podía venderlo todo y regresaba con la cabeza entre las piernas¨.

Conociendo que era de esa manera, ¿por qué decidiste hacerte carbonero?

¨Aprendí de papá que lo importante es trabajar, ganar el sustento con tu propio esfuerzo, honradamente, sin importar lo que hagas. Primero aprendí todo sobre el pesaje de cañas en las zafras azucareras y a la vez, a hacer carbón. Hoy no es como antes. El carbonero está organizado, es atendido y se le paga bien¨.

¿Por ejemplo?

¨Yo, por ejemplo, puedo ganar más de mil pesos en una quincena y a ello se suma una parte en divisa, de acuerdo con la calidad del producto que vendemos, ya que exportable¨. En el mercado internacional se cotiza el carbón vegetal a unos 300 dólares la tonelada.

Los hornos de Lucilo llaman l atención por su tamaño. ¨Mira, ese que ya está a punto de saque, puede dar 150 sacos. Este que estoy montando ahora, es de 180, aproximadamente, porque hay que aprovechar el espacio, el tiempo…¨.

¿Cuántos días dura un horno en quemar?

¨Este, por ejemplo, estará en ocho días. Entonces comienzo a sacar el carbón con mucho cuidado, para que salga entero, con calidad, como lo exige el comprador¨.

¿Pero, cómo lo cuidas para evitar que se pase, porque es una actividad exigente?

¨Exigente y dura, pero a mí no se me pasa un horno jamás. ¡Que va! ¿Y sabes por qué?, porque cumplo todos los requisitos en el montaje del horno, paso por paso, le dejo los arreos pertinentes para que respire, porque por ahí le entra oxígeno para la combustión. Y como es verdad que ante el menor descuido, se pasa y todo el esfuerzo se pierde, tengo instalada aquí mi vara en tierra (pequeña casucha), donde paso las noches en vela hasta que concluye ese proceso¨.

¿No tienes familia?

¨Claro que sí. Tengo a mi esposa e hijos ahí abajo, en el caserío, pero ellos comprenden por qué falto en las noches; me dan vueltas, traen un cafecito y no me siento solo en ningún momento¨.

¿Cuál es el momento más difícil en una carbonera?

¨Son muchos, pero uno se acostumbra a todo y los ve como algo natural del día a día. Cuando tomo el hacha y comienzo a talar, sin perjudicar el bosque, porque hay que cumplir ciertas normas, no siento cansancio alguno. Desgajo para aprovechar al máximo la madera que corto en trozos y traslado en hombros hasta el sitio donde voy a montar el horno. Luego limpio el plan (lugar); coloco una varita al centro y la voy rodeando con los maderos hasta conformar el horno.

¨Lo forro con paja y hierba, cubro con tierra y entonces lo enciendo por encima; dejando los arreos (orificios o respiraderos) necesarios, para controlar el tiempo de horneado¨.

No me has respondido ¿cuál es el momento más difícil?

¨Es el sacado. Cuando el horno acaba de quemar y se derrumba. Entonces comienza la parte más difícil, por el intenso calor que sale en la misma medida en que quitas la tierra y vas sacando los palos hechos brazas y carbón. ¡Uf!, eso es tremendo¨.

¿Y el mejor momento?

¨Es cuando vendes el fruto de tanto esfuerzo y llevas el dinero al bolsillo. Te das cuenta una y otra vez, que ha valido la pena¨.

Tuve la oportunidad de apreciar in situ otras técnicas aplicadas por los carboneros, que aminoran e, pero Lucilo prefiere seguir ¨a la antigua¨ ¿por qué?

¿Por qué lo considero más seguro, porque es muy difícil que se pase el horno, echando por tierra mi trabajo. Es el modo tradicional que siempre he aplicado y seguiré ese camino hasta que un día deje de hacer carbón, algo que tanto me gusta y apasiona¨.

Tienes 71 años de edad y llevas 53 en el oficio. ¿Cuándo dejarás de andar por el monte, oliendo humo de carbón?

¨Buena pregunta esa. Mira, ya un día me jubilé, porque entendí que había cumplido con el trabajo, con la familia y con el Estado, pero ¡qué va, compay!, el olor a monte y a madera quemada, llama. Me encanta oir a los pajaritos cantando y plantar árboles dondequiera que talo uno, además del mantenimiento al bosque, que es vital.

¨Esto forma parte de mi vida y resulta difícil dejarlo atrás. Por esa razón, la granja silvícola (de Camazán) me hizo un contrato y aquí estaré mientras me queden fuerzas. Es cierto que con los años uno va perdiéndolas, pero todavía no ha llegado ese momento y aquí hay Lucilo para rato. ¡Sí señor!¨.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s