Los Cinco antiterroristas cubanos deben ser liberados, reclaman niños holguineros

Los Cinco en el corazón de los niños

Por Arnaldo Vargas Castro. A los niños, Danai, Humberto y Alain, los une – como a tantos otros en Holguín y en toda Cuba – la causa de los Cinco antiterroristas que el gobierno estadounidense detuvo hace más de 13 años; sancionó en amañado y politizado juicio, celebrado en el lugar menos indicado (Miami); y aún mantiene a cuatro de ellos en prisión; y a René, bajo libertad supervisada.

Inteligente y locuaz es la pequeña Danai González Leiva, quien participa en todas las actividades de la escuela primaria “Amistad con los Pueblos”, de esta ciudad de Holguín.

En el momento de mi visita, participaba en el montaje de una exposición con fotos y escritos de los Héroes, porque “es nuestro deber, como pioneros, poder participar activamente en esta batalla contra la injusticia cometida, aunque de la manera más sencilla, pero con mucho amor, porque sabemos que ellos son inocentes”.

Esta alumna del cuarto grado, al igual que sus compañeritos, escribe cartas y poesías a Gerardo, Fernando, Antonio, Ramón y René; hace dibujos y participa en talleres de intercambio con otras escuelas. “…también hacemos recorridos por las calles, con carteles y consignas, para reclamar la libertad de esos hermanos que no deben permanecer en Estados Unidos ni un minuto más, porque sus vidas peligran”.

Humberto Echevarria Roche, jefe de colectivo pioneril de la propia escuela, estima que “mantener a René en el territorio de donde han venido tantas acciones terroristas, después que ya pagó la injusta condena, pone en peligro su vida. El gobierno norteamericano tiene la obligación de devolverlo a Cuba, que es donde están su familia y todas las cosas que él quiere. Los pioneros admiramos mucho el valor y ejemplo de esos cubanos y como se ha demostrado que son inocentes, reclamamos que sean liberados y puedan volver al lugar que pertenecen y ellos aman”.

El pionero detiene la mirada en una foto de René González y con los ojos entristecidos, me comenta: “Creo que mantenerlo allí en Estados Unidos es una decisión estúpida, tonta, que no debe ocurrir, porque peligra más su vida que en la propia prisión. Esa es otra injusticia más del imperio que tanto nos desprecia – comentó Humberto – porque ellos impedían desde Estados Unidos la muerte de personas inocentes en nuestro país”.

Con el periódico Granma en la mano, le comento sobre la gravedad de Roberto González, hermano de René e integrante del grupo de abogados de la defensa. La respuesta fue precisa: “Es una lástima que René no pueda ver y estar con su hermano en momentos tan difíciles. Yo me pongo en su lugar y creo que es muy duro, como duro es que Adriana (Pérez) y Olga (Salanueva), no hayan podido visitar en tantos años, a sus esposos”.

Son cosas del sistema judicial del imperio, pensé, al retrotraerme a tantos casos anteriores, de personas que han pagado hasta 30 años de prisión injustamente, otros fueron privados de la vida si causa alguna…

Luego visité el seminternado especial “La Edad de Oro”, también en esta ciudad, donde estudian niños con problemas visuales, pero poseen el mismo corazón latiente y pensamiento ágil, capaz de volar hasta las prisiones que encierran a cuatro hijos de esta isla hermosa y digna; y hasta donde René continúa pagando por algo que tampoco hizo.

Comenté sobre el tema con Alain Suárez Batista, un muchacho de 14 años de edad, del municipio de Cueto que pinta, escribe cuentos y poesías a los Cinco. “Por mucho que he pensado en este asunto, no acabo de encontrarle ni pie ni pisada a la razón para que ellos sigan presos, porque hasta donde tengo entendido, su inocencia quedó demostrada, entonces, por qué no los dejan salir de ese encierro tan injusto.

Alain siente el apoyo de sus maestros y la sociedad “de lo contrario, no podría estudiar debido a mi limitación visual; pero aquí contamos con toda la tecnología necesaria y maestros muy bien preparados, que nos quieren y enseñan mucho. Gracias a la Revolución que defendían desde los grupos que penetraron en Estados Unidos, esos queridos patriotas. Yo les agradezco lo que hacían y reclamo que los dejen en libertad”.

A pesar de las cortas edades de estos niños, sorprenden por la madurez con que asumen el asunto; su capacidad para interiorizar las informaciones que les llegan y cómo se pronuncian – con gran sentido de compromiso y pertenencia – a favor de la causa de los Cinco y el cese de la injusticia cometida.

Los Cinco Héroes cubanos fueron niños como Danai, Humberto y Alain: educados bajo principios éticos y morales; amantes de la historia de su país, de la libertad y la justicia. Al conocerlos e intercambiar con ellos, leí en sus labios y en los ojos, cuán patriotas son, porque de forma separada y aunque con palabras diferentes, coincidieron en asegurar que si mañana tuvieran que cumplir misiones similares a las de los Cinco o de otra naturaleza, lo harían con gusto, porque la vida no tendría valor si no se pone al servicio de la Patria, del pueblo y la Revolución.

Me sumo al pensamiento martiano: “Oh, qué hermosa, la gratitud de los niños, la pura gratitud no envenenada!”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Los Cinco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s