Casa donde nació Fidel Castro, en Birán. Foto: Arnaldo Vargas

Casa donde nació Fidel Castro, en Birán. Foto: Arnaldo Vargas

Una acampada en el sitio histórico de Birán – en la que participan 120 jóvenes, procedentes de los municipios de Holguín, Urbano Noris, Moa, Mayarí y Cueto – es una feliz iniciativa para rendir homenaje al líder histórico de la Revolución Cuibana, Fidel Castro Ruz, en su 87 cumpleaños. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Celebraciones y conmemoraciones

Estados Unidos no cede en el terreno de las injusticias.

Por Arnaldo Vargas Castro/ Acaba de cumplir 70 años de edad el luchador independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera; el mismo tiempo al que – increíblemente- fue sancionado hace 32 años (29 de mayo) y permanece desde entonces en las mazmorras de Estados Unidos. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Reclama activista estadounidense libertad para los Cinco

Por Arnaldo Vargas Castro/

Una mujer extraordinaria en dfensa de los Cinco desde EEUU

Una mujer extraordinaria en dfensa de los Cinco desde EEUU

Su condición de estadounidense, amante de su país y portadora de las mejores cualidades de su pueblo, convierten a María Alicia Wather en persona capaz de analizar con objetividad y sin apasionamientos los problemas que aquejan a la sociedad norteamericana y el ensañamiento que ha tenido su gobierno contra los Cinco valerosos antiterroristas cubanos desde hace más de 14 años. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Los Cinco

Reclama activista estadounidense libertad para los Cinco

Su condición de estadounidense, amante de su país y portadora de las mejores cualidades de su pueblo, convierten a María Alicia Wather en persona capaz de analizar con objetividad y sin apasionamientos los problemas que aquejan a la sociedad norteamericana y el ensañamiento que ha tenido su gobierno contra los Cinco valerosos antiterroristas cubanos desde hace más de 14 años.

“El caso de los Cinco es una manera de hostigar y castigar a Cuba por su condición de país socialista y por haber resistido los embates del mayor de los imperios de este mundo durante más de medio siglo, manteniendo su independencia y dignidad. Mantenerlos presos es una manera de castigar a todo el pueblo cubano”.

¿Qué se hace y qué más se puede hacer dentro de Estados Unidos por los Cinco?

“Nuestro pueblo, en la misma medida en que los va conociendo, los respeta y lucha por ellos; pero como debes saber, los grandes medios de comunicación hacen silencio del caso y si dicen algo es para distorsionar la realidad. Esa es la política que sigue el gobierno en el caso de Cuba y por supuesto, de los Cinco”.

“Pero se trabaja mucho a través de la prensa alternativa, como el periódico ´El Militante´, donde se ha explicado quiénes son los Cinco, qué hacían en Estados Unidos, por qué fueron sancionados; manteniéndose aún cuatro de ellos en prisión y uno, René González, bajo libertad supervisada¨.

María Alicia Wather, junto a otros cuatro estadounidenses, figuró entre los participantes en el VIII Coloquio Internacional por la Libertad de los Cinco y contra el terrorismo que desde Holguín, Cuba, reclamaron el cese de la injusticia contra Gerardo Hernández, Fernando González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y René González.

“Pero en mi país, igual que mantienen presos a estos dignos cubanos, han actuado contra otras personas, principalmente gente humilde, muchas de las cuales han pagado 10, 15, 20 y más años sin haber hecho nada contra el gobierno. Estados Unidos es el país con la mayor tasa de presos del mundo. Hay en estos momentos 2,3 millones de personas en las cárceles y cinco millones en libertad supervisada, como René”.

Son cifras elevadas, añadió la destacada activista neoyorquina que integra el buró político del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y durante 50 años ha practicado gestos de solidaridad con el pueblo cubano y su revolución, “porque considero justas sus causas. Razones suficientes para luchar también por el cese de la injusticia que se comete contra esos cinco antiterroristas, contra quienes no se pudieron comprobar los cargos por los cuales fueron sancionados”.

¿Cómo ve a los Estados Unidos por dentro?

“Oh, mi país tiene una crisis económica tremenda; millones de trabajadores han sido despedidos, quedaron sin empleo; la población activa con algún trabajo gana salarios más bajos que antes; millones de familias han perdido las casas, el seguro médico, todo; crece el número de deambulantes…”.

“Frente a esa realidad económica, crece la resistencia popular de algunos sectores, y los trabajadores buscan diferentes soluciones para mitigar el hambre, pero en realidad, no se sabe cuándo va a cambiar la situación para ellos”.

Admirable resulta la entereza de esta mujer, quien aún con todos los problemas de injusticia social que imperan en su país, se solidariza con Cuba, porque “la injusticia duele, donde quiera que se origine. Y en el caso específico de Cuba, mi país nunca ha dejado de presionarla, agredirla y de tratar, por todos los medios, de desprestigiarla en organismos internacionales, como la Onu”.

“¿Cómo no voy a apoyar a Cuba, a su Revolución y la causa de los Cinco; a Olga Salanueva y Adriana Pérez, para que puedan visitar a sus respectivos esposos prisioneros en mi país? Cuba ha demostrado que es un buen país, un pueblo digno, soberano y solidario. Si los Estados Unidos quisieran, podíamos vivir en paz, en total armonía y como verdaderos hermanos”.

Con toda la pasión que le brota por los ojos y que acuña con su palabra franca y abierta, María Alicia Wather reclama, como tantos otros estadounidenses, que Barak Obama ponga fin a la injusticia que comete su gobierno contra los Cinco antiterroristas cubanos. “Ellos merecen estar libres”.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Un carbonero de cuentas tomar

Lucilo muestra con orgullo el arte de hacer carbón vegetal.

 

 

 

 

 

 

 

Por Arnaldo Vargas Castro, 2o de junio de 2012/ ¨Nacer y crecer pobre es como una enfermedad que padecen millones de personas en el mundo, y por lo general, no tiene cura¨. El holguinero Lucilo Suárez Tamayo sabe muy bien de qué está hablando, porque en la barriada de La Chomba (hoy Alcides Pino), donde vio la luz por primera vez hace 71 años, la sufrió en carne propia.

¨Imagínate, éramos cuatro hermanos; y mi papá, que era pesador de cañas, solo tenía trabajo durante los tres meses que duraba la zafra. Entonces tenía que agenciárselas como pudiera para alimentarnos. Esa situación nos trajo hasta este lugar que se llama Rejondones de Báguano, donde comenzó a hacer carbón, y con él aprendí el oficio¨. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Un carbonero de cuentas tomar

Con 71 años de edad, Lucilo es un carbonero de obligada referencia

Por Arnaldo Vargas Castro
Fotos del autor

¨Nacer y crecer pobre es como una enfermedad que padecen millones de personas en el mundo, y por lo general, no tiene cura¨. El holguinero Lucilo Suárez Tamayo sabe muy bien de qué está hablando, porque en la barriada de La Chomba (hoy Alcides Pino), donde vio la luz por primera vez hace 71 años, la sufrió en carne propia.

¨Imagínate, éramos cuatro hermanos; y mi papá, que era pesador de cañas, solo tenía trabajo durante los tres meses que duraba la zafra. Entonces tenía que agenciárselas como pudiera para alimentarnos. Esa situación nos trajo hasta este lugar que se llama Rejondones de Báguano, donde comenzó a hacer carbón, y con él aprendí el oficio¨.

Su complexión es fuerte. Lo demuestra cuando – hacha en mano – tala las plantas que convierte en trozos de diferentes tamaños para levantar el horno en compañía de un joven, a quien ¨preparo para que conozca los secretos de este trabajo que es tan digno como cualquier otro y da para comer¨.

¿El carbonero, sin embargo, era antes de 1959 uno de los oficios menos remunerado?

¨Éramos unos miserables. Mi papá me contaba que nadie los respaldaba ni ayudaba. Cargaba una carreta, tirada por bueyes, y partía hacia la ciudad de Holguín, para tratar de vender a dos centavos (céntimos) la lata de carbón; pero no siempre podía venderlo todo y regresaba con la cabeza entre las piernas¨.

Conociendo que era de esa manera, ¿por qué decidiste hacerte carbonero?

¨Aprendí de papá que lo importante es trabajar, ganar el sustento con tu propio esfuerzo, honradamente, sin importar lo que hagas. Primero aprendí todo sobre el pesaje de cañas en las zafras azucareras y a la vez, a hacer carbón. Hoy no es como antes. El carbonero está organizado, es atendido y se le paga bien¨.

¿Por ejemplo?

¨Yo, por ejemplo, puedo ganar más de mil pesos en una quincena y a ello se suma una parte en divisa, de acuerdo con la calidad del producto que vendemos, ya que exportable¨. En el mercado internacional se cotiza el carbón vegetal a unos 300 dólares la tonelada.

Los hornos de Lucilo llaman l atención por su tamaño. ¨Mira, ese que ya está a punto de saque, puede dar 150 sacos. Este que estoy montando ahora, es de 180, aproximadamente, porque hay que aprovechar el espacio, el tiempo…¨.

¿Cuántos días dura un horno en quemar?

¨Este, por ejemplo, estará en ocho días. Entonces comienzo a sacar el carbón con mucho cuidado, para que salga entero, con calidad, como lo exige el comprador¨.

¿Pero, cómo lo cuidas para evitar que se pase, porque es una actividad exigente?

¨Exigente y dura, pero a mí no se me pasa un horno jamás. ¡Que va! ¿Y sabes por qué?, porque cumplo todos los requisitos en el montaje del horno, paso por paso, le dejo los arreos pertinentes para que respire, porque por ahí le entra oxígeno para la combustión. Y como es verdad que ante el menor descuido, se pasa y todo el esfuerzo se pierde, tengo instalada aquí mi vara en tierra (pequeña casucha), donde paso las noches en vela hasta que concluye ese proceso¨.

¿No tienes familia?

¨Claro que sí. Tengo a mi esposa e hijos ahí abajo, en el caserío, pero ellos comprenden por qué falto en las noches; me dan vueltas, traen un cafecito y no me siento solo en ningún momento¨.

¿Cuál es el momento más difícil en una carbonera?

¨Son muchos, pero uno se acostumbra a todo y los ve como algo natural del día a día. Cuando tomo el hacha y comienzo a talar, sin perjudicar el bosque, porque hay que cumplir ciertas normas, no siento cansancio alguno. Desgajo para aprovechar al máximo la madera que corto en trozos y traslado en hombros hasta el sitio donde voy a montar el horno. Luego limpio el plan (lugar); coloco una varita al centro y la voy rodeando con los maderos hasta conformar el horno.

¨Lo forro con paja y hierba, cubro con tierra y entonces lo enciendo por encima; dejando los arreos (orificios o respiraderos) necesarios, para controlar el tiempo de horneado¨.

No me has respondido ¿cuál es el momento más difícil?

¨Es el sacado. Cuando el horno acaba de quemar y se derrumba. Entonces comienza la parte más difícil, por el intenso calor que sale en la misma medida en que quitas la tierra y vas sacando los palos hechos brazas y carbón. ¡Uf!, eso es tremendo¨.

¿Y el mejor momento?

¨Es cuando vendes el fruto de tanto esfuerzo y llevas el dinero al bolsillo. Te das cuenta una y otra vez, que ha valido la pena¨.

Tuve la oportunidad de apreciar in situ otras técnicas aplicadas por los carboneros, que aminoran e, pero Lucilo prefiere seguir ¨a la antigua¨ ¿por qué?

¿Por qué lo considero más seguro, porque es muy difícil que se pase el horno, echando por tierra mi trabajo. Es el modo tradicional que siempre he aplicado y seguiré ese camino hasta que un día deje de hacer carbón, algo que tanto me gusta y apasiona¨.

Tienes 71 años de edad y llevas 53 en el oficio. ¿Cuándo dejarás de andar por el monte, oliendo humo de carbón?

¨Buena pregunta esa. Mira, ya un día me jubilé, porque entendí que había cumplido con el trabajo, con la familia y con el Estado, pero ¡qué va, compay!, el olor a monte y a madera quemada, llama. Me encanta oir a los pajaritos cantando y plantar árboles dondequiera que talo uno, además del mantenimiento al bosque, que es vital.

¨Esto forma parte de mi vida y resulta difícil dejarlo atrás. Por esa razón, la granja silvícola (de Camazán) me hizo un contrato y aquí estaré mientras me queden fuerzas. Es cierto que con los años uno va perdiéndolas, pero todavía no ha llegado ese momento y aquí hay Lucilo para rato. ¡Sí señor!¨.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La verdad tiene alas. Crece batalla por cese de injusticia contra los Cinco.

Taller por la libertad de los Cinco en Báguano.Por Arnaldo Vargas Castro/ En un artículo titulado Nueva York en junio, publicado en el diario La Nación, de Buenos Aires, Argentina, el 15 de agosto de 1886, José Martí expresaba: “Acá, como en casi todas partes, pueden todavía más los intereses que las justicias“.
Han transcurrido 126 años y no ha cambiado en el gran país del Norte de nuestra América esa dicotomía entre interés y justicia, a no ser el incremento de la distancia que los separa; porque es extraordinariamente mayor la acumulación de capitales como resultado de la explotación y las guerras de rapiña, mientras la justicia continúa amordazada y subordinada a los intereses políticos del sistema que la sustenta. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Los Cinco, Terrorismo